Print Friendly, PDF & Email" />
localhost/wordpress
Publicado el: Vie, Oct 25, 2013

FALLECIO TERESA RIQUELME LARA, EX CUASIMODISTA Y ESPOSA DEL FALLECIDO EMILIO BRICEÑO

cuaca a teres-portadaEl mundo del cuasimodo de Maipú está de luto, falleció una de sus expresiones vivientes de muchas décadas que dieron el colorido a esta fiestas de “Correr a Cristo” que parte de los albores de la Patria como caso único en el mundo, aunque algo similar  a la cruzadas,  pero huasas,   donde  el campesino y el futre son un solo.

Teresa Briceño, como se la conocía por el apellido de su extinto esposo, falleció  a la edad de 86 años y fue despedida con aplausos y tres pies de cuecas.

 Victima de una larga enfermedad que se complicó hace 3 meses, falleció Teresa Riquelme Lara (Q.E.P.D.), más conocida como Doña Teresa Briceño por el apellido de su fallecido esposo Emilio Briceño, corredor de toda su vida en la fiesta de Cuasimodo. Ella se encargaba de engalanar con espejuelos y mantillas a 2 caballos, uno de los cuales corría su esposo por muchos años. En los años 60 también corria  Don Pancho el Grande, el hombre de la tienda “Para Todos Sale El Sol” que llevaba el estandarte, el que luego llevó Don Emilio.

Sus restos mortales descansan desde ayer jueves 24 de octubre de 2013,  hasta la nueva venida del Creador,  en el Cementerio Maipú, lugar donde esta descansando la mayoría de quienes hicieron la historia de nuestra comuna de Maipú.

pregrinacion templo ano 59--6x9eEl cortejo partió de su último lugar de residencia ubicado en la villa Willian O’neill, para luego pasar por su antigua vivienda ubicada en República con Ordóñez y dirigirse al Cementerio donde fue sepultada a las 16:00 horas ante de cientos de personas que concurrieron a darle su última despedida luego de un responso efectuado en la Capilla del Cementerio ante la imposibilidad de contar con un sacerdote.

Antes de ser sepultada se hizo un recuerdo de su trayectoria y sus cualidades que la destacaron en vida, a continuación dio los agradecimientos un familiar para dar paso a tres pies de cuecas bailados ante el féretro y dar una despedida como ella lo vivió en vida, con tradición campesina.

Muchas lágrimas se dejaron caer ante lo simbólico de esta cueca bailada por sus nietos y entonada por una cantora popular, integrante de la familia, especialmente en la “tercera pata” donde el joven bailó frente al cajón, dejando en pañuelo sobre el féretro con el cual se fue Teresa “Briceño” a su última morada.

 

Print Friendly, PDF & Email

197total visits,1visits today

Viendo del 2 Comentarios
Danos tu opinión
  1. francisca abarzua briceño dijo:

    Gracias por hacer un momerial y recordar a mi querida abuela saludos cordiales.

  2. Carlos Sanhueza Aravena dijo:

    Muy buena y oportuna es la información. Los felicito,con todo mi afecto los saludo cordialmente.
    C. S. A.

Dejar un comentario