Print Friendly, PDF & Email" />

localhost/wordpress
Publicado el: Lun, Mar 10, 2014

LA DEUDA CON EL SEXO FEMENINO

Hector jara 4x5¿Deuda incobrable?

 Existe una amplia aceptación al hecho de haber sido discriminadas y postergadas durante siglos, lo que conlleva a un punto de partida diferente para la igualdad de oportunidades. Por Héctor R. Jara Paz.    

 La marginación durante décadas del sistema educativo; La asignación de roles diferenciados y discriminatorios y el machismo como expresión cultural, entre otros, no hace justicia para quienes han estado al margen del poder, no solo político, sino también en el ámbito laboral y legislativo, donde la condición de mujer y su conformación natural sigue siendo sub valorada. El ejemplo más práctico es su rol reproductivo, considerado un hándicap para el modelo económico.

 Las causas fundamentales se encuentran en la asignación de roles provistas por las principales religiones desde la antigüedad. Nunca fue considerada como parte del aparato productivo y hoy, no obstante ser vital a la hora de producir en las mismas áreas de producción, sigue siendo castigada en la sub valoración de su trabajo.

 ¿Cómo avanzar hacia una igualdad efectiva?

 Para muchos, basta igualar los puntos de partida en el mercado, sin considerar las décadas de postergación; para otros, es necesaria la compensación mediante la discriminación positiva y la asignación garantizada de cupos. La experiencia ha dado diferentes resultados, dependiendo de la evolución cultural de cada país.

 Lo cierto, es que parece fundamental aunar criterios que permitan conformar condiciones, para que la relación entre los sexos se base en equilibrios y se valore lo positivo de esa sinergia inexplorada en el plano de la productividad y el conocimiento.

 Para ello, resulta indispensable una Educación sistémica que permita a la mujer ser la primera en reacondicionar la valoración de su existencia, hacerla sentir dueña de su cuerpo, de su sexualidad y rol social, de modo que el propio mercado le asigne valor a aquellas características que son propias de su naturaleza, y que son vitales para la existencia de la especie y su interrelación con el medioambiente.

 Esta lógica basada en criterios de igualdad y equilibrio, son propias de las especies más evolucionadas en el planeta y han de resultar importantes a la hora de hablar de Justicia Social.

Los halagos y las flores son parte de un romanticismo que busca satisfacer el área de las emociones, pero en nada aportan a la hora de definir políticas de género, que aborden esta problemática que hoy se asocia a los nuevos paradigmas ambientales.

Santiago, Marzo 2014.

Obra: “Los caminos de lola”, de la artista “radical” residente en Miami Astrid Alcayaga.

 

Print Friendly, PDF & Email

370total visits,1visits today

Dejar un comentario