Print Friendly, PDF & Email" />
localhost/wordpress
Publicado el: Mar, Jun 24, 2014

Proponen condicionar el retiro de utilidades de colegios particulares subvencionados a indicadores de calidad

Share This
Tags

partr-sub-reparto utilidades9x6
La moción, presentada por diputados de oposición, fija un mecanismo de retiro de utilidades conforme a la determinación de la calificación que obtenga el establecimiento educacional, con un 75% para los mejor evaluados, un 50% y 25%, para los dos grupos siguientes y cero para los que presenten desempeño insuficiente. Los remanentes de las utilidades deberán ser reinvertidas en el propio colegio que generó las ganancias.

En un camino distinto al propuesto por el Ejecutivo en su reforma educacional, un grupo de diputados de oposición, liderados por los RN Germán Becker y Bernardo Berger, presentó un proyecto (boletín 9377) que condiciona el retiro de utilidades de establecimientos de educación particular subvencionados a indicadores de calidad y resultados académicos.

La moción, destinada a la Comisión de Educación para su estudio, fue ingresada a trámite legislativo el pasado jueves 5 de junio por los diputados Germán Becker y Bernardo Berger, junto a sus colegas de bancada René Manuel García, Diego Paulsen, Jorge Rathgeb y Germán Verdugo y a los diputados UDI Romilio Gutiérrez; e independientes Pedro Browne y Karla Rubilar.

Los legisladores cuestionaron que, en el último tiempo, se haya puesto en entredicho “per se” la posibilidad de obtener lucro en el ámbito educativo, pese a que los empresarios hayan invertido dinero, tiempo y capital humano en la empresa. “Se ha tratado de convencer a la opinión pública de que la ganancia o el emprendimiento en materia de educación sería algo negativo siempre, olvidando que hay muchas instituciones y personas naturales que han dedicado su vida a entregar educación de calidad y que merecen una justa retribución por ello”, comentaron.

Recalcaron que, con profundo error, se señala que el término fin de lucro sería sinónimo de que los sostenedores tienen como único objetivo obtener ganancias, sin importarles desarrollar un proyecto educativo de calidad. “Esta afirmación, al igual que asumir que la educación es una actividad que permitiría acumular grandes riquezas, no tiene ningún sustento en la realidad, ya que el 83% de ellos tiene sólo un colegio, con un promedio de 324 alumnos. Al contrario, en un 70% se trata de profesores que tienen espíritu de emprendimiento y que otorgan educación a un sector especialmente vulnerable de la población, ya que se sabe que el 40% de sus alumnos corresponden a las familias más pobres”, enfatizaron.

Plantaron que eliminar los colegios particulares subvencionados con fines de lucro equivaldría derechamente a impedir o limitar gravemente la opción de los padres a elegir el establecimiento educacional en que estudiarán sus hijos, al tiempo que se desvía el foco de la discusión del punto central, que es fomentar una educación de calidad. En esa línea, consideran relevante que el Estado incentive a los establecimientos que lo hacen bien, apoye en una primera etapa a los que están más atrasados y, derechamente, cierre a los malos.

El proyecto agrega al Decreto con Fuerza de Ley N° 2, de 1996, sobre subvención del Estado a establecimientos educacionales, un nuevo título III-A, denominado “Del derecho de Retiro de Utilidades”, el cual determina, en primer lugar, que en caso de que el ejercicio anual que debe realizar el establecimiento de enseñanza que recibe subvención estatal, arroje un balance positivo, reducidos los descuentos legales en razón de normas comerciales, laborales, previsionales y tributarias, el sostenedor tendrá derecho a realizar un retiro de las utilidades percibidas.

Para lo anterior, los establecimientos serán categorizados de acuerdo al grado de cumplimiento de los estándares de aprendizaje y el grado de cumplimiento de los otros indicadores de calidad educativa, esto es: Establecimientos Educacionales de Desempeño Alto; Establecimientos Educacionales de Desempeño Medio; Establecimientos Educacionales de Desempeño Medio-Bajo; y Establecimientos Educacionales de Desempeño Insuficiente.

Para el primer grupo, los sostenedores podrán retirar hasta el 75% de las utilidades obtenidas en el año inmediatamente anterior, y deberán reinvertir en el establecimiento educacional a que correspondan tales utilidades, el saldo restante, con un mínimo de 25%. Para la segunda categoría, el margen al que estarán autorizados los sostenedores es de un 50%, con una obligación de reinversión mínima de 50%.

Para los establecimientos educacionales cuyo desempeño sea calificado de Medio-Bajo, los sostenedores podrán retirar hasta el 25% de las utilidades obtenidas en el año inmediatamente anterior y deberán reinvertir un mínimo de 75% del remanente. Finalmente, para el cuarto grupo, se determina que los sostenedores no podrán realizar retiros de utilidades y deberán reinvertir el 100% de ellas.

La moción también indica que, en caso de que un sostenedor tenga bajo su responsabilidad la administración de más de un establecimiento educacional que reciba subvenciones escolares, deberá realizar la reinversión de utilidades recién señalada exclusivamente en el establecimiento de enseñanza que las produjo, en áreas como infraestructura, contratación de personal o adquisición de nuevas tecnologías al servicio de la educación, entre otras.

Por último, la iniciativa propone que el nuevo mecanismo entre a regir una vez que la Agencia de Calidad de la Educación esté en funcionamiento y haya procedido a la clasificación de los establecimientos educacionales.

Publicado el 23 de junio del 2014

 

Print Friendly, PDF & Email

92total visits,1visits today

Dejar un comentario