Print Friendly, PDF & Email" />
localhost/wordpress
Publicado el: Mar, Dic 16, 2014

BASES PARA UN GOBIERNO EFECTIVO 2018-2022

Omar-Villanueva5x6
Para construir y ejecutar un período de gobierno, en democracia, se pueden utilizar diferentes métodos,  el de la  administración es uno posible,  con sus clásicos procesos de Planificación (escenarios, misión, objetivos, estrategias, planes, programas, plazos, etapas, recursos y otros), Organización, Dirección y Control que  determinan: 1. Los objetivos a obtener,   2.- Los recursos y talentos humanos necesarios y disponibles,  4.- Los procesos y  5.- Los resultados o productos a obtener y que permiten  comparar los objetivos esperados con los logros y,  así,  evaluar objetivamente la calidad del gobierno de turno.

Por:  Omar Villanueva Olmedo   Dir. OLIBAR ASConsult. Desde hace años que venimos pidiendo a lo(a)s Candidato(a)s a la Presidencia presentar su  proyecto y programa integral para el país que explique, según el método indicado, u otro alternativo coherente: sus objetivos, los recursos disponibles y requeridos para llevarlo adelante y los resultados concretos que se pretende obtener  al final de su período.

En la última elección, nuevamente esta petición no tuvo buena acogida “por los candidatos y candidatas” y sólo se obtuvo conjuntos o listados de acciones, medidas, o propósitos muy generales, y definiciones genéricas de “avanzar”, “profundizar”, “reformar”, “no al…” o “si al…” etc. cuya interconexión no estaba precisada y, por lo mismo,  no era posible anticipar explícitamente los logros al final de los 4 años.  Se argumentó por algunos interpelados que no era necesario tener un plan para un nuevo gobierno porque a nadie le interesaba conocer los programas y/o que la gente no los leía. Por tanto hoy no tenemos claridad sobre: ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Cómo? y ¿Cuánto?

Un Programa de Gobierno futuro que no considere con la debida anticipación los recursos humanos, financieros y materiales que dispondrá para cumplir sus promesas estará sujeto a cometer muchos errores: invertirá tiempo en sopesar el realismo de las ofertas previamente realizadas,  en construir  agendas – cortas y largas- para problemas que son de antigua data (educación, vivienda, tributos, energía, transporte, relaciones con países vecinos, igualdad, criminalidad, justicia para todos, pueblos originarios, modernización del Estado en sus tres poderes, constitución, etc.), llegará a metas incoherentes de dudosa calidad,  forzará la interconexión de los logros, e improvisará en las personas y en los procesos utilizados.   Esto se corrobora con la urgencia se encaran los procesos legislativos, con escasa discusión, que probablemente significa proyectos incompletos, con errores que se tienen que enmendar en cuanto se empiezan a aplicar, creado una imagen de ineficiencia y aumentando el costo para el país.

Al terminar este 2014 se espera  resultados poco alentadores en PIB, IPC, Inversión e Innovación, Ahorro (a pesar de un semestre de TPM negativa) y un aumento de impuestos a toda la población. Estos resultados no se podrán  comparar con los planes del gobierno para el año pues los resultados predeterminados para esta etapa: no existen. Y tal vez ocurra lo mismo cuando se quiera evaluar, en Marzo de 2018,  los logros del gobierno con las promesas realizadas el  2013. Es decir los resultados podrían ser calificados de excelentes o de pésimos según el gusto de quién opine, al no existir bases objetivas para una comparación  ex ante ex post. Tampoco se podrá aprender y sacar lecciones sobre las causales de las desviaciones y brechas entre lo real y lo planificado para los nuevos gobernantes,  y así reducir o evitar incurrir en esos errores.

Bajo estas circunstancias, se estima que los resultados a obtener a Marzo de 2018 serán  una sorpresa, que subjetivamente tal vez agrade a algunas personas y desagrade a otras, según sus ideologías o anhelos, pero que no darán muchas luces a la comunidad nacional, que verá un proceso de desarrollo y de igualdad imposible de evaluar objetivamente en sus progresos, comunidad que deseará que quién gobierne entre el 2018 y el 2022 tenga un Programa coherente y efectivo de gobierno y acorde a las innovadoras tendencias del milenio que hemos enunciado en columnas anteriores.

Es por eso, que con la debida anticipación pedimos nuevamente – y con tiempo suficiente – a todos los presidenciables  2018 – 2022  que elijan el método que utilizarán para su plan de gobierno y de control y que empiecen desde ya a relatarlo. De manera que en el segundo semestre del 2017 los votantes podrán elegir en las urnas,  tomando  como base el Programa de cada candidato (a): los resultados y metas, los recursos requeridos y disponibles y la coherencia entre los diferentes logros, que mejor les representa. Proponemos asimismo un formato itemizado común de: Bases del Plan y Programa de Gobierno a registrarse en el SERVEL al momento de inscribir las candidaturas, que después la Contraloría General de la República audite para informar a los ciudadanos el grado de cumplimiento del programa, como balance final para juicio de la ciudadanía, junto a otras consideraciones políticas y sensibilidades.

Desde luego hay múltiples competencias en la industria de la consultoría disponibles en Chile para apoyar estos procesos de planificación estratégica y operacional y la experiencia de ciudadanos bien dispuestos a colaborar en la aplicación de este u otro método, para elaborar las Bases del Plan y Programa de Gobiernos para el 2018-2022,  que concite un interés mayoritario de la ciudadanía de nuestro estado nación al inicio del tercer centario de Chile.

Omar Villanueva Olmedo

Director Gral OLIBAR ASConsult

Lic. Ing. Universidad de Chile

ovillanueva.comunica@gmail.com

Print Friendly, PDF & Email

160total visits,1visits today

Dejar un comentario