Print Friendly, PDF & Email" />
localhost/wordpress
Publicado el: Vie, Jul 3, 2015

Fondos Concursables SENDA 2015

Share This
Tags

bases-senda-9x6
El Ministerio del Interior a través del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol SENDA convoca a las entidades públicas y privadas sin fines de lucro a presentar sus iniciativas al Fondo Concursable SENDA año 2015.

El fondo concursable es financiado según dispone la Ley 20.000, con dineros provenientes de la enajenación de bienes y valores decomisados por delitos de tráfico de drogas, para realizar proyectos de prevención de drogas.

Se considera para la ejecución año 2015, un monto total de 210 millones 209 mil 398 pesos. Señalar que la distribución regional de este monto varía de acuerdo a densidad poblacional, (criterio de población regional) y prevalencia del consumo de marihuana y alcohol.

Los montos a entregar por proyecto contemplan un aporte mínimo de $1.000.000 (un millón de pesos) y un aporte máximo de $1.500.000 (un millón quinientos mil pesos) independiente de la región a la que pertenezcan.

Las entidades convocadas para participar de estos fondos concursables pueden ser públicas y/o privadas sin fines de lucro, entre las que se incluyen, a modo de ejemplo, las organizaciones comunitarias y funcionales, juntas de vecinos y uniones comunales, entre otras, puedan presentar sus iniciativas orientadas a fortalecer las redes preventivas, a formar agentes comunitarios y a fortalecer factores protectores, disminuyendo los factores de riesgo.

Plazos

Las bases están publicadas en el sitio web www.senda.gob.cl y el plazo de postulaciones vence el lunes 27 de julio, debiéndose entregar por mano en las direcciones regionales del SENDA a lo largo del país. En la Región Metropolitana, la oficina regional está ubicada en Ahumada #370. Oficina 800.

Los Fondos financiaran iniciativas contextualizadas en:

senda-portada0
Programa de fortalecimiento de redes preventivas: Actividades que buscan aumentar las capacidades preventivas de las organizaciones en el barrio para constituirse como una red preventiva; fortalecer las capacidades de convocatoria en torno a temas preventivos; involucrar a los adultos de la comunidad en la prevención del consumo de drogas dirigida a niños, niñas y jóvenes; sensibilizar a la comunidad en torno al impacto de la escasa organización o la falta de participación social en la vulnerabilidad de las personas frente al consumo; movilizar a miembros de la comunidad y organizaciones para la erradicación de procesos de estigmatización de jóvenes, consumidores de drogas o personas que pertenecen a otras culturas; preparación de la comunidad para integrar a una persona que terminó un proceso de tratamiento, entre otros.

Programa de formación de agentes comunitarios: Acciones que buscan fortalecer la capacidad de los agentes comunitarios para conducir, acompañar, complementar, monitorear y evaluar la política pública de drogas en el barrio, impulsando mecanismos efectivos de participación y la adecuación permanente de las intervenciones sociales a las particularidades socioculturales, económicas y políticas del barrio. A diferencia del programa anterior, que se centra en el trabajo preventivo autónomo de la comunidad, este segundo tipo de programas apunta a la participación y el ejercicio de ciudadanía en torno a la forma en la que se desarrolla la política de drogas. Este tipo de programa puede ser desarrollado mediante jornadas de trabajo, talleres, seminarios y puede estar dirigido a distintas poblaciones dentro del barrio interesadas en elevar sus niveles de participación (participación de jóvenes, adultos, adultos mayores, niños, niñas, etc.).

Programas de fortalecimiento de factores protectores y disminución de factores de riesgo: Acciones dirigidas al fomento de valores y prácticas preventivas frente al consumo de drogas en el barrio. Se trata de iniciativas con fuerte énfasis en las condiciones de desarrollo de las personas y los mecanismos de cuidado personal o colectivo, abordando niveles personales, grupales, familiares o comunitarios. Para ello deberán analizarse condiciones de vulnerabilidad específicas de las distintas poblaciones del barrio (escolaridad, discriminaciones, estigmatizaciones, violencias, desempleo, etc.) y generar abordajes que puedan impactar efectivamente en una mejora de sus recursos preventivos.

Print Friendly, PDF & Email

68total visits,1visits today

Dejar un comentario