Print Friendly, PDF & Email" />
localhost/wordpress
Publicado el: Jue, Jul 30, 2015

Avanzar hacia un sistema educacional de derechos

Cartas al Director
Carta enviada por la ministra de Educación, Adriana Delpiano a los profesores de Chile.

Queridas y queridos profesores

Gabriela Mistral decía que “el amor a los niños enseña más caminos al que enseña que la pedagogía”. Les digo esto, porque creo que el respeto, el amor y la valoración que tenemos de los profesores y profesoras, nos ha enseñado más caminos a los que gobernamos que la propia política. Hemos atravesado una discusión pública de gran nivel, y hoy podemos decir que se encuentra en la Cámara de Diputados un nuevo proyecto de ley de Carrera Docente. Uno que fue forjado de forma colaborativa y que es fruto de la convicción más profunda de que sin profesores y profesoras no podrá haber reforma.

Queremos contarles a cada uno de ustedes cuáles serán las implicancias de este proyecto de ley, que busca reconocer y fortalecer el rol que tienen los profesores en la sociedad. El Desarrollo Profesional Docente implicará cambios importantes en todo el sistema, desde la formación inicial de los estudiantes de pedagogía, la formación en servicio y su consiguiente desarrollo profesional.

En cuanto a formación inicial, el proyecto contempla subir las exigencias de todas las universidades que impartan la carrera de pedagogía. Para eso, vamos a obligar a que todas las instituciones formadoras deban estar acreditadas para existir y funcionar. Además, aumentaremos de forma paulatina los requisitos de ingreso para que los mejores estudiantes y los más apasionados por la enseñanza sean los profesores y profesoras del futuro.

Sin embargo, una vez que egresan, es importante acompañar a los maestros durante sus primeros pasos en el ejercicio de su profesión. Por eso es que el proyecto de ley establecerá como derecho de todos un proceso de mentoría a cargo de docentes altamente experimentados y debidamente formados, con la finalidad de acompañar durante un año a todos los nuevos profesores.

Hemos dicho muchas veces que si queremos que la sociedad vuelva a tener profesores y profesoras de excelencia, necesitamos hacer un esfuerzo fiscal importante y pagar una remuneración mucho mayor a la actual. Este proyecto, implicará una inversión fiscal sin precedentes de 2300 millones de dólares anuales, con lo que podremos aumentar en un 30% los sueldos de los maestros. Es concreto, la remuneración de entrada de un docente será de más de 800 mil pesos por un contrato laboral de 37 horas semanales de trabajo y al menos de 950 mil pesos por uno de 44 horas.

Sin lugar a dudas, la relación actual de horas lectivas y no lectivas del 75/25 no satisface para nada al desempeño eficiente de los profesores que deben llevarse siempre trabajo para la casa. Es por esto, que hemos comprometido avanzar para que lo antes posible, comenzando por los sectores más vulnerables, aumentemos el porcentaje de horas no lectivas a un 40%, estableciendo una nueva relación de 60% de horas lectivas y un 40% de horas destinadas para el trabajo propiamente pedagógico de preparación de clases y otros fines. Esta medida además de ayudar a disminuir el importante agobio laboral que sufre el gremio docente, implicará que contratemos por más horas a muchos más profesores y profesoras, por lo que también será un apoyo para que sus sueldos mejoren de forma importante.

El ingreso a la carrera docente será un derecho de cada profesor y profesora,  por tan sólo haberse titulado de una carrera de pedagogía. Será valido para los profesores del actual sistema municipal, como también para los de colegios particulares subvencionados. En el caso de las educación de párvulos, el 60% que corresponden a las que trabajan con niños y niñas de Kínder y Pre Kínder,  se incorporará junto con el total de profesores una vez promulgada la ley. El  40% restante, que corresponde a las educadoras que trabajan con niños y niñas de 0-4 años, se incorporarán una vez que esté establecido el Marco de Buena Enseñanza y los dispositivos curriculares que permitan su evaluación y reconocimiento.

Ésta carrera contendrá cinco tramos o niveles,  de los cuales los primeros tres serán obligatorios. Los últimos corresponderán a una especialización mayor y estarán asociados a un aumento considerable de sus remuneraciones, especialmente si realizan clases en contextos de alta vulnerabilidad.

La nueva Carrera Docente implicará una trayectoria que se desarrollará en el marco de un sistema de profesional que presentará constantes desafíos, por lo que contará con programas de formación permanentes, gratuitos, consistentes con las necesidades de las comunidades educativas y sus planes de mejoramiento, y respaldado por sistemas de reconocimiento. Esta carrera contará con tres niveles de carácter obligatorio: Inicial, Temprano y Avanzado; y dos de carácter opcional: Superior y Experto.

Para avanzar en la carrera, existirá un Sistema de Reconocimiento del Desarrollo Profesional (SRDP), que contemplará: la aplicación de una prueba de conocimientos en materia de contenidos, y la revisión de un “portafolio enriquecido” que dará cuenta de las prácticas didáctico-pedagógicas de los docentes, así como de su trabajo colaborativo en la escuela y el liceo, de acuerdo a las definiciones del Marco de la Buena Enseñanza. Estos instrumentos permitirán reconocer y perfeccionar las destrezas y habilidades que los docentes requerirán  para lograr un mejor proceso de aprendizaje en sus alumnos.

Este sistema de reconocimiento (SRDP) no introducirá competencia entre los profesores ni promoverá el desarrollo individual versus el colectivo. Por el contrario, se basa en que las destrezas y capacidades requeridas de manera individual se desarrollan precisamente en la interacción entre los maestros, los distintos estamentos y los actores de las comunidades educativas.

El proyecto de ley valorará e incorporá en la ponderación de la evaluación docente aspectos tales como acciones de innovación pedagógica e investigación de aula; la participación en espacios colectivos de investigación y reflexión con impacto en la comunidad educativa; perfeccionamiento acreditado y pertinente, y el ejercicio de tareas tales como profesor jefe de curso, mentor, coordinador de ciclo y subsector, asesor de centro de estudiantes, madres, padres y apoderados, entre otros.

Además, el proyecto establecerá que los maestros que obtengan un resultado “competente” o “destacado” en la prueba de contenidos-pedagógica, no deberán volver a rendirla en toda la carrera. Con esto queremos entregar una señal de reconocimiento y valoración de nuestros maestros, porque sabemos que no podemos seguir agobiando a nuestros profesores.

Luego de haber recorrido el Tramo Inicial, al cuarto año de experiencia laboral, los profesores deberán elaborar el portafolio y rendir una prueba de conocimientos para optar a pasar al Tramo Temprano*. En caso de que los maestros no contaran con los requerimientos para acceder al Tramo Temprano, el MINEDUC gestionará todo el acompañamiento formativo necesario para fortalecer los aspectos en que aún se requiere de un mayor aprendizaje y/o desarrollo de habilidades. El carácter constructivo del SRDP permitirá identificar claramente las áreas que el docente debará reforzar, pudiendo volver a realizar este proceso al cabo de los 4 años siguientes.  Si luego de estos ocho años el profesor no alcanza el Tramo Temprano, no podrá seguir ejerciendo la docencia en los establecimientos incorporados al Sistema de Reconocimiento del Desarrollo Profesional (SRDP).

Por otra parte, quienes estando en el Tramo Inicial obtengan resultados destacados en el SRDP, podrán acceder mucho antes al tramo obligatorio esperado (Tramo Avanzado) sin pasar por el Temprano, quedando habilitados, por ejemplo, para ejercer cargos directivos en los establecimientos educacionales. Es decir, desde el punto de vista temporal, un docente podría estar plenamente habilitado para ejercer otras funciones en la escuela, y tener un sueldo notoriamente superior al quinto año de ejercicio.

Para el ingreso al nuevo Sistema de Desarrollo Profesional de los docentes en ejercicio, una vez aprobado y entrado en vigencia el actual proyecto de ley, se desarrollará un proceso de encasillamiento que en términos generales ubicará en el Tramo Inicial a los profesores que cuenten en ese momento con un portafolio evaluado con resultado insatisfactorio. Los que tengan portafolios que hayan sido evaluados como “básico” serán encasillados en el segundo nivel obligatorio (Tramo Temprano). Finalmente los que tengan un portafolio evaluado como  competente o destacado serán encasillados en el último tramo obligatorio (Tramo Avanzado).

Quisiera decir también que ningún maestro verá disminuidos sus niveles de ingreso, ni mermadas sus condiciones de trabajo, pues se entenderá el encasillamiento como la continuación de su desarrollo profesional.

En relación a las y los profesores que están prontos a jubilar, se aumentará de 5 a 10 años el período en el cual podrán optar a permanecer en el actual Estatuto Docente, eliminándose la obligación de presentar su renuncia voluntaria al momento de cumplir con la edad de jubilar. Para todos aquellos que decidan voluntariamente no ingresar a la carrera, su remuneración actual se verá incrementada conforme el reajuste anual del sector público y la actual asignación de experiencia.

Como pueden ver, el proyecto que presentamos cambió mucho en relación al que construímos de forma colaborativa con el Colegio de Profesores, los actores sociales y la Cámara de Diputados. Nuestra intención es que podamos avanzar hacia un sistema educacional de derechos, que no podría funcionar, sin maestros de excelencia, bien pagados, con trabajos estables y por sobre todo, ampliamente valorados por la ciudadanía.

Son ustedes los que conducirán las nuevas generaciones de chilenas y chilenos científicos, artistas, historiadores, presidentas, y tantos otros sueños que hoy, gracias a la gran falta de oportunidades y profunda desigualdad, se ven truncadas, incluso antes de llegar a la sala de clases.

  • El profesor o profesora podrá reemplazar la primera prueba, por los resultados de las pruebas ADVI o AEP, si es que así lo solicitan. La prueba AVDI, actualmente la rinden voluntariamente los docentes que hayan obtenido el grado Competente o Destacado en la Evaluación Docente. Del resultado en esta prueba deriva una bonificación salarial por desempeño que dura cuatro años.

 

Adriana Delpiano Puelma

 

Ministerio de Educación

Print Friendly, PDF & Email

508total visits,1visits today

Dejar un comentario